En el marco del proyecto YOUNIC, tuve la oportunidad de visitar el proyecto local de nuestro socio en el proyecto “Grupo de Acción Local Valletenzano (GAL Valle de Tenza). El proyecto en sí esta localizado en la región de Boyacá en el entorno natural de Valle de Tenza. El proyecto  del GAL esta fragmentado en diferentes localizaciones con peculiaridades específicas cada una de ellas. La razón de esta fragmentación es que los núcleos de población son pequeños y de cara a tener el mayor impacto local posible, se establecieron diferentes bases de actuación en el proyecto con diferente temática pero en todas ellos con un mismo hilo conductor: incentivar a la población joven del territorio al desarrollo de micro-proyectos de emprendimiento con raíz local y que sean sostenibles en el tiempo. El GAL asimismo se comprometió a dar apoyo con recursos financieros y materiales las posibles iniciativas que pudieran salir en el marco de la capacity building objeto de esta visita de estudio.

         

La primera impresión que tuve después de la visita fue la gran implicación de la comunidad local en cada uno de los cuatro núcleos de población donde se desarrolla el proyecto. Está claro que previamente el GAL hizo un importante trabajo a la hora de dar a conocer el proyecto, sus objetivos y el marco financiero y estructural que lo hace posible. Las palabras Unión Europea, YOUNIC, Juventud y Voluntariado eran de sobra familiares para la comunidad. Durante la visita casi nos hicieron sentir como embajadores de la UE en favor del empoderamiento de jóvenes locales.

Los cuatro proyectos se desarrollaron en las poblaciones de Somondoco (Participación Juvenil y Dialogo estructurado), Santa Cristina (Proyecto de Sensibilización Ambiental y Promoción Turística), Guayatá (Proyecto Arraigo y Garagoa – Proyecto de Educación Medioambiental).

De todos ellos quizás el proyecto de Guayatá ARRAIGO, era el que servía de aglutinador de la iniciativa. De hecho dos de los 5 voluntarios participaban en el y la sede del GAL se halla en la localidad de Guayaba, donde se llevan a cabo muchas de las reuniones de coordinación. Desde Arraigo se articulaban las acciones formativas de capacitación para el resto de voluntarios y colaboradores de la comunidad local: emprendimiento, desarrollo de proyectos y educación no formal fueron alguno de los talleres que se impartieron a través de Arraigo y que ayudaron tanto a voluntarios como a jóvenes locales a empezar con buen pie su voluntariado y dar un buen empujón en sus inicios a YOUNIC en Colombia.

Es necesario remarcar que en cada una de las poblaciones locales, una entidad local se encargaba de acoger al voluntario y organizar el día a día de sus tareas. Quizás es necesario remarcar que GAL (Grupo de Acción Local) es un conjunto de entidades del territorio que trabajan para el desarrollo local de una zona con mucho potencial y un tanto empobrecida como es el ámbito rural de Boyacá y el Valle de Tenza. Desde ahí intuimos que el proyecto local iba a tener un gran impacto en el territorio, debido a la implicación local de los agentes sociales del mismo.

Por último, solo me queda confirmar que en ningún momento dudamos del impacto positivo del proyecto, porque el GAL hizo un muy buen trabajo previo en la fase inicial de YOUNIC y porque en cada núcleo de población una entidad local se encargaba de la implementación del proyecto con los voluntarios como cara visible de la acción.